Seth

Una de las figuras egipcias más temidas y respetadas fue el dios del caos, la guerra y el desierto, Seth, hijo de Nut (la deidad del cielo) y Geb (el dios de la tierra).

Los egipcios creían que cualquier acto de deshonra a Seth provocaba su furia, pues resolvía los asuntos mediante la fuerza bruta. De hecho, era la versión opuesta de sus hermanos Isis, Neftis y Osiris, llevando su comportamiento a tales extremos, que incluso mató a este último por envidia.

Aunque el personaje místico tenía aspectos negativos, también poseía algo de bondad, pues acompañó al dios del sol, Ra, en un encuentro contra la serpiente maligna, Apofis, cuya criatura trataba de impedir la salida del astro rey.

Asimismo, durante el período pre-dinástico, algunos faraones veneraron a la deidad por ser el señor de la guerra, al cual le pedían con fervor.

Seth o Set en la mitología Egipcia
Seth o Set en la mitología Egipcia

Características e iconografía de Seth o Set

En la antigua civilización egipcia la simbología de Seth fue representada por cobras, cocodrilos y plagas, como una señal de peligro, temor o malos augurios.

Ahora bien, su fisionomía era la de un hombre con el rostro de animal, caracterizándose por su hocico curvado y alargado, además de orejas rectangulares y cola erguida.

Cabe destacar que su cara ha sido siempre un misterio, pues no se sabe exactamente qué especie personificaba. Algunos egipcios la compararon con la de un chacal, un burro, zorro u oso hormiguero.

Sin embargo, la representación en jeroglífico, es la de un perro del desierto de Egipto, siempre sentando, cuya figura apareció tallada por primera vez en la maza del rey Escorpión.

Por otra parte, Seth ayudaba a las personas jugando una especie de papel de benefactor, pero al convertirse en el “señor del caos”, utilizó sus poderes para provocar desgracias y tempestades.

Seth - Dios Egipcio
Seth – Dios Egipcio

Resumen de su historia

Seth nació de la relación amorosa entre los hermanos Geb y Nut, los cuales se casaron a escondidas del dios del sol, Ra, quien, al enterarse, ordenó al padre de las deidades, Shu (el aire), separarlos.

Por ello, Nut ocupó el cielo mientras Geb representaba la tierra, no obstante, el dios de la sabiduría, Thot, decidió ayudarlos para que volvieran a reencontrarse, entonces al hacerlo tuvieron cuatro hijos: Osiris, Seth, Isis y Neftis.

Geb repartió las funciones a cada una de sus hijos, por ejemplo, Isis era la deidad encargada de la maternidad y el matrimonio; mientras que Neftis fue la divinidad de la muerte, la oscuridad y protectora de las almas.

Osiris fue designado por su padre como el dios del Egipto fértil, en cambio, Seth tenía la responsabilidad del terreno desértico, sin embargo, después de asesinar a su hermano, este último se convirtió en la personificación del caos, la fuerza bruta, el desierto y las sequías.

En la mitología egipcia el incesto era común, por ello, Osiris desposó a Isis, con quien tuvo a Horus. Por otra parte, Seth se casó con Neftis, pero él era estéril. Entonces ella tuvo relaciones con su hermano Osiris y de ese encuentro nació Anubis.

Que faraones usaron su nombre

Algunos monarcas tenían como tradición colocar el nombre de los dioses a sus hijos, a modo de gratitud o porque sentían gran devoción hacia ellos.

Además, los egipcios utilizaban el nombre de las figuras místicas, con la intención de que sus descendientes heredaran ciertas habilidades y cualidades de los seres sagrados.

Por ejemplo, el nombre del segundo faraón de la dinastía XIX, Seti I proviene de Seth. Durante su reinado restauró el templo del dios del caos en la ciudad de Avaris.

Otro personaje fue el rey Seti II, hijo de Isis-Nefert II y del faraón Merenptah. Su nombre original fue escrito como Sethy Merenptah, significa “el señor de Seth, amado de Ptah”.

El monarca Userjaura-Setepenra Sethnajt-Meryamonra fue el primer faraón de la dinastía XX, luego de ser el general de los ejércitos de Egipto. Poseía varios nombres como ya mencionamos, pero “Sethnajtfue en honor al dios del desierto y las sequías.

Imágenes del Dios Egipcio Seth

Entre las imágenes más representativas de Seth, resaltan algunas ilustraciones hechas en las tumbas de faraones muy conocidos, como en la de Tutmosis III, líder de distintas campañas para conquistar dominios, y posible responsable de intentar borrar de la historia egipcia la existencia de su antecesora en el trono, Hatshetsup.

En el mausoleo de este faraón, ubicado en la necrópolis de Tebas, al lado de Deir el-Bajari, en Egipto, aparece el dios del desierto de pie frente a dos serpientes, portando una cruz anj (el jeroglífico que simboliza la vida), y un cetro uas (objeto empleado para representar dominio, fuerza y poder).

Seth en la tumba de Tutmosis III
Seth en la tumba de Tutmosis III

Otra referencia icónica sobre Seth, está presente dentro de un cartucho, es decir, el símbolo egipcio utilizado en la escritura jeroglífica para resaltar el nombre de los faraones, y en este en específico, se identifica a Sethy I, el segundo gobernante de la dinastía XIX, e hijo de Ramsés I.

Esta imagen fue tallada en la Lista Real de Abidos, el nomo VIII ubicado en la zona del Alto Egipto. Allí, la divinidad se encuentra sentado y también está sosteniendo un anj.

Seth representado en el cartucho del faraón Sethy I
Seth representado en el cartucho del faraón Sethy I

Por supuesto, los dioses egipcios tampoco escapan de la popularidad de la era moderna, así que hoy en día se puede conseguir una infinidad de esculturas o estatuas de esta deidad, a través de Amazon.

Mito de Seth y Osiris

El mito de Seth y Osiris es básicamente una historia tanto de envidia, como de venganza, pues Geb le concedió al primero el poder sobre la tierra fértil de Egipto, mientras el segundo solo obtuvo las estériles áreas del desierto.

Por ello, Seth ideó un plan para asesinar a su hermano con ayuda de sus seguidores, una tarea que logró cumplir, haciendo que Osiris, bajo un engaño, entrara en un sarcófago para luego encerrarlo y lanzarlo al río.

De esa manera consiguió asesinarlo, pero tiempo después Isis encontró el cadáver y Seth, molesto, cortó sus restos en catorce pedazos para esparcirlos por toda la región.

Cuando Neftis e Isis se enteraron de lo sucedido, buscaron la ayuda de Anubis, le devolvieron la vida a Osiris y este paso a ser el Dios de la muerte. Además, tuvo un encuentro amoroso con Isis, del cual surgió Horus, quien más tarde destronó y exilió a Seth.

Si te gusto este articulo te invito a que sigas aprendiendo mas sobre la mitología egipcia y sus dioses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *